lunes, 7 de abril de 2014

LA (POCA) CLASE POLÍTICA

Hace aproximadamente 5 años, viendo la deriva del país con el anterior gobierno y a tenor de mi ideología, decidí acercarme a la delegación del Partido Popular en Las Rozas, donde residía. No sé si tarde, decidí afiliarme; mantuve algunas reuniones con una de las secretarias del PP en dicha localidad y las dije que quería ponerme al servicio -no del PP, como debieron pensar- de la sociedad. Me equivoqué...

Como el tiempo suele ser, casi por norma, el mejor juez y pone las cosas en su sitio, hace unos días descubrí mi error. Cuando me acerqué a ofrecerme al PP, quien se acercaba era un periodista con bastante formación y experiencia en su desempeño, trabajador e impulsor de buenas ideas (eso es lo que dicen). Pero en esos casi 5 años sólo se han acordado de dos cosas: pasarme una exigua cantidad de 9 euros al trimestre y llamarme en dos ocasiones para que "forme parte del gran proceso democrático: estar todo el día en una jornada electoral". Bueno, haciendo memoria,también para que me pase por los stands que el partido instala en las fiestas patronales de Las Rozas. Sin embargo, de todas las llamadas y correos electrónicos que hice para trabajar con ellos y ayudarles en lo que eran mis competencias...nada.

A día de hoy, y aunque nos llegan a todos los ciudadanos pequeñas píldoras de buenos presagios: bajada del paro, disminución de la prima de riesgo,... también nos llegan noticias que nos hacen bajar la cabeza, de pura vergüenza ajena; y me refiero -muy sinceramente- a la actitud de la señora Aguirre. Yo no voy a juzgar si está bien o mal aparcar en sitio indebido; eso, creo que a todos los españoles nos importa un pito. Lo que nos duele es la impunidad de sus actos posteriores. Esta claro que todos podemos cometer errores; pero señor político/a: usted debe, además, dar ejemplo. No se puede permitir ciertas licencias. La clase política ha perdido todo el norte y está claro que ya velan sólo por su propio interés. Y no sólo lo digo por Aguirre...¿Cómo es posible que la regidora de Madrid gane más que el propio presidente del gobierno?, ¿en qué cabeza cabe que se hayan gastado millones de euros en chorradas gilipolleces a costa del erario público, como si la fiesta no se hubiera detenido? ¡¡Qué no habrá hecho la anterior ministra de Fomento para que una juez la haya impuesto una fianza de casi 30 millones de euros!!

Mis padres me enseñaron algo fundamental para ir siempre con la cabeza bien alta por la vida: la honorabilidad, el respeto, la ética..., algo de lo que suelen carecer la inmensa mayoría de los políticos. Como el señor Rajoy dudo que tenga eso que hay que tener para suspender de inmediato y de por vida a todos esos políticos, que se creen que vivimos en la Edad Media, yo por mi parte no voy a continuar dando al botón Me gusta de su partido, ni en las urnas, ni en su cuenta bancaria. Estimo que esos 9 euros los aprovecharán mejor instituciones como Cáritas o Cruz Roja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada