miércoles, 12 de febrero de 2014

¿QUÉ MARCA PERSONAL QUIERES PROYECTAR?

Leía anoche con gran estupor y sorpresa que una empresa necesitaba reclutar ciertos perfiles y anunciaba una papelera dirección de correo electrónico donde poder enviar el susodicho. Hace unos meses escribía en este blog un post donde explicaba -a mi humilde entender- que el Curriculum en papel, donde la gente narra su vida y milagros, ya carece de sentido. En su lugar, el curriculum 2.0 es la vía natural para "hacerse ver". Pero ojito, es conveniente seguir determinadas pautas y no caer en ciertos errores:

Linkedin no es una red para buscar trabajo. Pero sí puede ser una vía para que un departamento de RRHH desestime tu candidatura en base a cómo hayas rellenado el perfil. No hace falta que te pongas el traje de los domingos para dar una imagen seria de ti. Pero, "esto"...

Esto ya no es vicio; lo siguiente
Otros, en el extracto dan gran cantidad de información. Se agradece, pero ¿a quién le importa que tu coche sea un Renault Laguna? Hombre, si me dijeras que tienes el primer Posrche 911 o un Ford T, vale. Sinceramente ¿qué aporta saber la marca de tu coche? Y no os creáis que son excepciones. No hace mucho alguien volcó incluso la guardería a la que había ido...


¡Cachis, lástima. Estábamos buscando a alguien con un Seat Toledo!

Otras guindas que no me dejan indiferente son las que me brindan grandes profesionales en la materia. Ayer mismo recibí una invitación para conectar de un médico. ¿? Sí, de un profesional sanitario. Y me sorprende, a medias, la verdad. De acuerdo que desde que nací he sido una birria, y que siempre por H  o por B he estado malito. Quizás quería hacer ensayos clínicos conmigo (igual me dejo). Pero, si yo soy un profesional del sector de la comunicación, y especializado en TIC y en Educación...¿qué quiere hacer avec moi? En fin, me dispongo a ver su resumen y. sinceramente- me sorprendió: Doctor en medicina y cirugía con más de 3 décadas de experiencia a sus espaldas. Sigo leyendo con atención y me detengo en sus aptitudes y habilidades:
¡Pero hombre de Dios:30 años dedicado a la medicina y tus aptitudes son éstas! Y encima, nadie las valida...

El patio de porteras Facebbok no se salva de la quema. Muchos de sus usuarios, deseosos de compartir lo humano lo divino y hasta lo carnal, no tienen problemas en subir fotos de todo pelaje. Al español medio de 28 años le importa -y mucho- bailar con la más guapa y que no se enteren todos sus amigos. Por eso, qué mejor que hacerse la foto con la chavala de turno a las 4:30 am, subirla a la red y por la mañana sacar pecho entre tus amigos. El problema es que quizás a tu jefe le preocupe, no que salgas, pero sí que rindas poco los viernes; o, si estás buscando trabajo, el responsable de RRHH no creo que vea bien ese ritmo más propio de Pocholo que de un aspirante a un empleo.

También en Twitter/Facebook es recomendable vigilar qué dices. Si bien comparto la opinión de Risto Mejide, cuando dice que "si cuando hablas, nadie se molesta, eso es que no has dicho nada", no es menos cierto que si usas tus cuentas en las redes sociales para tu negocio, debes separar tus emociones.Hace poco leía a un cliente mío que defecaba en la madre que parió a un personaje público por algo execrable. Seguramente muchos pensamos en la misma sintonía, pero hay cosas que es mejor no exteriorizar. Quizás te sirva para perder clientes; y no se trata de eso.

En fin, desconozco por qué la gente sigue haciéndose un lío en la gestión de las redes sociales.
Comentarios, críticas e improperios (con moderación, por favor) a scarro@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada